Guía de buenas prácticas a la hora de solicitar un crédito

By | on 19 agosto, 2016 | 0 Comment

Todos conocemos esta historia: el dinero disminuye y las necesidades crecen. Cualquiera sea la circunstancia, el dinero es el componente clave para hacer los planes realidad, y si a falta de él se hace indispensable una ayuda extra, no hay nada mejor como solicitar un préstamo rápido ahora.

Si decides seguir con un tipo de esta solicitud, te brindamos algunas buenas prácticas a la hora de solicitar un crédito.

buenas-prácticas-crédito

Imagen: pixabay.com

Preparación:

Las primeras impresiones suelen ser efímeras, pero luego, se convierten en algo decisivo. Según a dónde vayas a dirigir la solicitud de tu crédito (un banco o una empresa de capital privado), debes hacer una previa preparación que incluya documentación clara y exacta de lo que necesitas para llevar a término la solicitud de un préstamo. En muchos casos los requisitos de presentación de algunas entidades financieras, son muy rigurosos, y al recibir estas solicitudes, eso sí, intentan hacer un filtro amplio de aquellos que no consiguen la documentación pertinente. Por eso, no está demás que investigues y profundices cuáles son esos puntos neurálgicos para consolidar una exitosa petición ante un prestamista.

No quedarse con el primer prestamista:

Esto también depende en gran medida de la urgencia de tu necesidad de dinero. Entre otras cosas porque según esto, varía el tipo de entidad a la que te tienes que dirigir. En muchas de ellas el trámite puede ser muy lento; en otras en cambio, puede ser resuelta en un solo día. Así que en ese sentido incorpora un pequeño “plan de acción” que esté ligado íntimamente con la preparación. Si a esto le añades que debes investigar a fondo las condiciones que cada prestamista te propone, los intereses y los beneficios que pueden brindarte, no deberías entonces considerar quedarte con la primera alternativa financiera de préstamos que encuentres. A futuro y por el impulso, podría ser contraproducente y al final terminar haciendo justo eso a lo que huyes: tener más deudas innecesarias.

Pensar como un banquero:

Sí, puede sonar exagerado, porque si pensaras como un banquero, pues serías uno, y no tendrías necesidad de pedir dinero prestado. Pero a lo que debes dirigirte aquí, es a adelantarte a las intenciones del prestamista al cual vayas a dirigir tu oferta: ¿Cómo? Fijándote con mucho ímpetu en la “letra pequeña de los contratos” ir al buscador y someter estas cláusulas a juicios más profundos de los que en principio te proponen en las entidades financieras donde quieras hacer el trámite. En fin, tratar de no quedarse en la superficie de la propuesta, sino sumergirse en aquello que se ignora por la calidad arbitraria de no tener tiempo.

Dar respuesta de manera oportuna:

En estos casos es muy importante tener una respuesta rápida antes el feedback de la solicitud. Porque teniendo en cuenta el número elevado de solicitudes a las cuales se enfrentan los prestamistas, no esperarán mucho tiempo si al final has encontrado la entidad que encaja perfectamente con tu perfil de prestatario. Lógicamente las respuestas ágiles dependen de lo que se vaya desarrollando en la medida de la comunicación. Pero para bien o para mal, debe existir de tu parte una respuesta que no deje apagar la “llama” del préstamo en planes.

 

Author Description

Soy Canario, criado en Sevilla y trabajando y viviendo en Madrid. He creado cientos de blogs y webs y evaluado montones de opciones para los internautas...Y una cosa, ¡me apasiona Internet! David Velo

No Responses to “Guía de buenas prácticas a la hora de solicitar un crédito”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*