5 alternativas para hacer frente a gastos inesperados

En muchas ocasiones nos vemos temporalmente asfixiados por un gasto imprevisto que tiene fácil solución pero no queremos verla debido a que nos agobiamos ante la premura del desembolso y cómo éste nos ha roto nuestras estructuras económicas.

La clave para hacer frente a cualquier imprevisto económico sin que éste nos resulte un grave perjuicio viene de dos claves: la previsión y el tener un plan B. Toda persona que no viva al día a día en sus finanzas y que sepa a qué acudir al momento de afrontar algún pago no contemplado, salvará sin problemas cualquier obstáculo de estas características. Por esta razón, os ofrecemos cinco alternativas para que ningún gasto inesperado os rompa los esquemas.

visa

Imagen: despilfarro.com

Echa mano de un fondo de ahorros

Este consejo de buen ahorrador es previsible pero básico. En estos tiempos convulsos económicamente ya no vale la hucha cerdito donde echar la calderilla de la compra. Esta práctica está muy bien para hacerte o hacer un buen regalo cuando sea oportuno, pero no te salvará de arreglar el motor de un coche estropeado o comprar una nevera nueva.

“Debemos acostumbrarnos a considerar la contratación de una cuenta de ahorros a la que ingresar periódicamente cantidades como si de una letra de pago se tratara”

Consulta a tu entidad bancaria sobre las posibilidades de abrir una cuenta de ahorro asociada a la general, en la que hacer aportes mensuales fijos y extraordinarios. Estas cuentas no suponen un coste extra por comisiones y generan intereses. Además, el dinero según la fórmula de ahorro que selecciones, puede estar disponible en cualquier momento, por lo que no es más que una macrohucha que, esta vez sí, es válida para ese motor estropeado.

“Se debe comenzar por la contratación de un fondo de ahorros mantenible mediante pequeños aportes mensuales (30-100€). Si es sostenible, ya se puede pensar en mayores cantidades para obtener mayor rendimiento”

Consulta al seguro

Pagamos seguro de coche, seguro de hogar, pluses en las facturas por  de mantenimiento y un largo etc. de gastos por servicios que, por suerte no hacemos valer en muchas ocasiones. Es por ello por lo que, si el gasto imprevisto se basa en una rotura o estropicio de algún objeto del hogar, lo primero es consultar si de alguna manera te lo cubre el seguro.

“Nunca conviene perder de vista los servicios contratados en cada factura y cuánto se está pagando por ello. Tampoco despistar tickets de compras ni el tiempo de garantía”

Si no vemos cubierta nuestra necesidad por el seguro, tal vez nos conviene repasar las condiciones de contratación para, o reforzarlas, cambiarlas o, en caso de no aportarnos ninguna ventaja, suprimirlo.

En el caso del coche la obligatoriedad es obvia, pero quizás el aporte extra de ese servicio de mantenimiento de electrodomésticos de gama blanca en la factura eléctrica iría mejor destinado a la cuenta de ahorro anteriormente descrita si llegado el momento nos compensó más comprar otra nevera que arreglarla.

Busca financiación

Si somos de los que, por falta de previsión o por falta de que nos salgan las cuentas a fin de mes, vivimos al día a día en cuanto a “dividir el sueldo” y, una lavadora rota ya es un importante desbarajuste numérico, nuestra solución pasa por la financiación.

Desde servicios que nos puedan ofrecer algún crédito rápido online para salir inmediatamente del bache, hasta los que nos puedan ofrecer las tiendas de compra: podemos llegar a pensar que mejor un pago al técnico de 100€ que un electrodoméstico por 400€. Pero si el problema viene que no tenemos ni lo uno, ni lo otro, mejor 40€ al mes durante diez meses que no uno entero “sin comer” y con el electrodoméstico amenazando con dejarte en la estacada en cualquier otro momento.

Haz uso del mercado de segunda mano

Estos servicios están en auge últimamente con el boom de las aplicaciones colaborativas. Si nos hemos quedado sin cubrir alguna necesidad por culpa de una rotura, podemos verla cubierta obteniendo ese producto en el mercado de segunda mano con la máxima de “el fin justifica los medios”. ¿Quiero mi ropa planchada? Pues si no tengo plancha qué más me da a estos momentos “ajustados” si ésta viene embalada o ya usada.

Consulta, prueba, infórmate de tiempo de uso y verás como algo que veías inviable obtener al momento no es tan descabellado comprarte de nuevo aunque sea ya usado.

Reajusta tu presupuesto

En esta economía de montañas rusas, no nos debe resultar descabellado pensar que lo que un mes es posible, al otro no lo sea y viceversa. Planes de ahorro y gastos fijos aparte, debe resultarnos natural plantearnos objetivos económicos mensuales. ¿He conseguido un notable nivel de ahorro estas últimas semanas? Quizás pueda plantearme unas vacaciones para este verano, ¿Que se ha estropeado el aire acondicionado? Pues a elegir entre un verano de calor o que esos quince días en la playa sean una semana y tan contentos.

La clave de una economía sana y donde los imprevistos no nos atosiguen no se trata tan sólo en la capacidad monetaria de reacción, sino de la actitud ante cómo los afrontamos.

Recent Posts

Author Description

Soy Canario, criado en Sevilla y trabajando y viviendo en Madrid. He creado cientos de blogs y webs y evaluado montones de opciones para los internautas...Y una cosa, ¡me apasiona Internet! David Velo

No Responses to “5 alternativas para hacer frente a gastos inesperados”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*